Linfogranuloma Venéreo

El linfogranuloma venéreo (LGV) es una infección de transmisión sexual, prolongada (crónica) del sistema linfático. Es causada por uno de 3 tipos diferentes (serotipos) de la bacteria Chlamydia trachomatis. Estas bacterias se diseminan a través del contacto sexual. La infección no es ocasionada por la misma bacteria que causa la clamidia genital.

El LGV es más común en Centro y Suramérica que en América del Norte.

El LGV es más común en hombres que en mujeres. El principal factor de riesgo es ser VIH positivo.

Los síntomas del LGV pueden comenzar desde unos cuantos días hasta un mes después de entrar en contacto con la bacteria. Los síntomas incluyen:

  • Supuración a través de la piel de los ganglios linfáticos inguinales
  • Dolor con las deposiciones (tenesmo)
  • Úlcera pequeña e indolora en los genitales masculinos o en el tracto genital femenino
  • Hinchazón y enrojecimiento de la piel en la zona inguinal
  • Hinchazón de los labios (en las mujeres)
  • Ganglios linfáticos inguinales inflamados en uno o ambos lados; también puede afectar los ganglios linfáticos alrededor del recto en personas que tienen relaciones sexuales anales
  • Pus o sangre del recto (sangre en las heces)

El proveedor de atención médica lo examinará y le hará preguntas acerca de la historia clínica y los antecedentes sexuales. Coméntele a su proveedor si tuvo contacto sexual con alguien que crea que ha tenido síntomas de LGV.

Un examen físico puede mostrar:

  • Una conexión anormal (fístula) con supuración en la zona rectal
  • Una úlcera en los genitales
  • Supuración a través de la piel desde los ganglios linfáticos inguinales
  • Hinchazón de la vulva o labios en las mujeres
  • Inflamación de los ganglios linfáticos inguinales (linfadenopatía inguinal)

Los exámenes pueden incluir:

  • Biopsia del ganglio linfático
  • Examen de sangre para la bacteria que causa el LGV
  • Prueba de laboratorio para detectar clamidia

El LGV se trata con antibióticos, que incluyen doxiciclina y eritromicina.

Con el tratamiento adecuado, el pronóstico es bueno.

Las afecciones que se pueden presentar como resultado de una infección de LGV incluyen:

  • Conexiones anormales de tejido entre el recto y la vagina (fístula)
  • Inflamación cerebral (encefalitis, poco frecuente)
  • Infecciones en las articulaciones, los ojos, el corazón o el hígado
  • Inflamación e hinchazón prolongada de los genitales
  • Cicatrización y estrechamiento del recto

Las complicaciones pueden ocurrir muchos años después de resultar infectado por primera vez.

 Consulte a su médico si:

  • Usted ha estado en contacto con alguien que pueda tener una infección de transmisión sexual, incluyendo LGV
  • Presenta síntomas de LGV

No tener ninguna actividad sexual es la única manera de prevenir una infección de transmisión sexual. Las prácticas sexuales con precaución pueden reducir el riesgo.

El uso apropiado de condones, ya sea del tipo masculino o femenino, reduce enormemente el riesgo de contraer una infección de transmisión sexual. Es necesario usar el condón desde el inicio hasta el final de cada actividad sexual.


Déjanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: