HIFU: LA MEJOR TÈCNICA DE REJUVENECIMIENTO FACIAL Y CORPORAL

HIFU: Qué Es, Cómo Aplicarlo y Sus Beneficios

El mundo de la medicina estética se ha visto revolucionado con una técnica absolutamente novedosa y eficaz de efecto inmediato para remodelar y rejuvenecer la piel, principalmente la del rostro, con resultados excelentes en la desaparición de la papada. Se trata de un sistema que utiliza vibraciones mecánicas por medio de Ultrasonidos Focalizados de Alta Densidad (HIFU).

El sistema HIFU converge la energía en profundidad de forma selectiva, preservando intactos las capas de la piel más superficiales. Por ello esta tecnología resulta extremadamente segura y  se puede aplicar en cualquier fototipo sin riesgo de lesiones en la piel, permitiendo su uso en cualquier época del año.

Hay determinados problemas derivados de la edad que hasta ahora han sido difícilmente solucionables sin recurrir a la cirugía, como por ejemplo del exceso de piel en la cara y cuello, abdomen, brazos y piernas, inclusive flacidez vaginal. Con el paso de los años se disminuye la producción y aumenta la degradación del colágeno, además, este sufre cambios estructurales que  producen disminución del espesor de la piel y pérdida de elasticidad, es decir, en una palabra, envejecimiento.

El sistema HIFU se posiciona como la más eficiente tecnología de aplicación médico estética para el tensado de la piel y el tratamiento no quirúrgico de la flacidez mediante los ultrasonidos focalizados.

El tratamiento HIFU consiste en la aplicación de un haz de ultrasonido de alta frecuencia y alta energía en la piel, para remodelar su tejido, mediante ablación térmica.

En este proceso, los tejidos colindantes no quedan afectados, pues esta es una técnica no invasiva, que trae múltiples ventajas para el paciente.

Esta terapia no es una innovación en el mundo de la estética. Su origen se remonta a los años ’50’ en Estados Unidos, donde surgieron los primeros ensayos, que se incorporaron a la medicina estética a principios de los ’90.

Posteriormente, en el año 2002, se empleó el HIFU por primera vez para tratar la adiposidad localizada y la celulitis en Francia. 6 años después, en el 2008, en EE.UU se comenzaron a desarrollar aparatos con esta tecnología, para combatir la flacidez facial.

Actualmente, el HIFU se usa en dos ramas:

  • Medicina

En esta área, se usa para tratar tumores de forma no invasiva.

Permite destruir células cancerígenas, a través del calor intenso localizado, sin dañar el tejido circundante.

  • Estética

Se emplea fundamentalmente para reducir arrugas, líneas de expresión, adiposidad localizada y tensar la piel.

Los aparatos de HIFU en estética emiten energía ultrasónica de forma concentrada en un haz de sonido, del mismo modo que una lupa con los rayos del sol, sin causar daño alguno a los tejidos.

Estos aumentan la temperatura de la zona tratada a unos 65° /  70°, localizando el calor a unos 4.5 mm de la epidermis, lo que consigue miles de puntos de coagulación muy precisos a diferentes profundidades.

Dicho mecanismo permite hacer la neocolagenogénesis (remodelación del colágeno), un proceso en el cual los tejidos comienzan a repararse, mejorando notablemente la apariencia de la piel desde la primera sesión.

Al finalizar el tratamiento, se consigue estirar y dar firmeza al tejido de la piel.

Beneficios del HIFU

  • Puede usarse en cualquier tipo de piel, sin causar lesiones ni molestias.
  • No es fotosensibilizante, así que puede aplicarse en cualquier época del año.
  • No daña tejidos adyacentes a la zona tratada.
  • Ofrece mejores resultados que la radiofrecuencia, pues mejora la piel a largo plazo y trabaja en cada uno de sus estratos.

  • Da resultados muy similares a los ofrecidos por procedimientos quirúrgicos, puesto que puede eliminar arrugas en ojos, boca y frente de manera manual.
  • Minimiza las marcas de expresión que denotan envejecimiento, debido a la regeneración de colágeno y elastina, de manera natural.
  • Destruye de forma definitiva los adipodicitos, por lo que elimina grasa permanente en abdomen, brazos, glúteos, piernas y cintura, previendo, además, la flacidez en el contorno corporal.
  • Requiere de pocas sesiones, basta con unas 3 para conseguir el resultado deseado.

 El HIFU es indicado para:

  • Personas con flacidez de piel leve o moderada, en un rango etario de 35 a 70 años.
  • Pacientes con mayor grado de flacidez que no quieren o no pueden recurrir a una a cirugía.

  • Individuos con las cejas caídas, flacidez en las mejillas, región mandibular y cuello.

La sesión con HIFU

La aplicación de la terapia puede soportarse con facilidad y suele durar de 30 minutos a 2 horas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el nivel de dolor depende de cada persona.

Habitualmente, se sienten molestias cuando la energía es liberada, pero esto dura solo unos instantes.

En consecuencia, el paciente puede retomar sus actividades sin problemas, pues, en caso de producirse inflamaciones o enrojecimientos, desaparecerán luego de unas horas.

Cabe destacar que en algunos casos se puede experimentar una mayor sensibilidad u hormigueo al tacto. Esto es completamente normal y su efecto es temporal.

Los resultados finales se observan pasados 1 o 2 meses. Incluso, en algunos casos, no son visibles hasta los 3 meses. Sea cual sea la experiencia,  es posible ver la contracción inmediata de los tejidos desde la primera aplicación.

IMAGENES DE ANTES Y DESPUES

Contraindicaciones del HIFU

No se puede aplicar HIFU en:

  • Heridas abiertas o lesiones en el área del tratamiento.
  • Acné severo o quístico en la zona a tratar.
  • Pacientes con implantes activos (marcapasos).
  • Personas con implantes metálicos, rellenos dérmicos o implantes en la área a trabajar.
  • Queloides existente o individuos con tendencia a desarrollarlos.
  • Gente que consuma anticoagulantes o tengan trastornos hemorrágicos o con disfunción hemostática.
  • Embarazos o períodos de lactancia.
  • Niños.
  • Pacientes con enfermedades sistémicas activas o cutáneas que puedan alterar la cicatrización.
  • Individuos con herpes simple.
  • Personas con enfermedades autoinmunes.
  • Diabéticos.
  • Epilépticos.
  • Gente con parálisis de Bell.

Posibles efectos secundarios de la aplicación de HIFU

  • Eritema en la zona tratada, la cual se va a las 2 horas.
  • Edemas leves después del tratamiento, que desaparecen después de 3 a 72 horas.
  • Molestias posteriores que se van después de 2  horas e, incluso, 2 días.
  • Hematomas leves causados por la rotura de los vasos sanguíneos del tejido blando. Se disipan en un periodo de 2 días a 2 semanas después de la aplicación.
  • Hormigueo transitorio.

El sistema HIFU es el único en el mundo que ha sido aprobado por la FDA (Food and Drug Administration) para lifting facial de cejas, región submentoniana y cuello.

Por ende, es la alternativa más efectiva frente a la cirugía clásica, puesto que no es invasiva y respeta todas las zonas de la piel.

En conclusión, es la opción más segura para personas con flacidez que desean eliminarlas y obtener una apariencia natural, sin tener que pasar por el quirófano.

 


Déjanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: